Ciclo sobre los países de la región del Cáucaso. Armenia

20 de agosto de 2014
Sesión académica a cargo de Su Excelencia el Embajador de Armenia, D. Vahagn Melikian, con comentarios de Khatchik Der Ghougassian y Ohanes Bogiatzian, organizada por el Grupo de Trabajo sobre Estudios Contemporáneos del Espacio Euroasiático
Por Federico Pereyra

El 20 de agosto de 2014, el Grupo de Trabajo sobre Estudios Contemporáneos del Espacio Euroasiático del CARI organizó una sesión académica a cargo del Embajador de Armenia, D. Vahagn Melikian, quien realizó una exposición acerca de la posición estratégica y de seguridad de la República de Armenia en la región del Cáucaso.

Para Melikian, el panorama actual en el que está insertada la República de Armenia en la región del Cáucaso se podría resumir en torno a una serie de palabras. La historia de Armenia está compuesta por numerosas contiendas, algunas gloriosas y otras tantas trágicas, sin embargo, todo este proceso está caracterizado por un espíritu de nacionalidad tan fuerte que permite romper con las fronteras generacionales, trasmitiendo la identidad y cultura de generación en generación.

Como sostuvo el Embajador, Armenia siempre constituyó una de las principales cunas de la civilización, y como tal, siempre estuvo destinada a la adversidad como consecuencia de conformar un paso estratégico y comercial entre Occidente y Oriente.

En este sentido, tres son los pilares de la identidad armenia que lograron lo que se denomina como Primera Edad de Oro de Armenia. Dichos pilares se corresponden con la cultura -en lo que refiere a comunicación, artes y música-, la religión ya que fue la primera nación en adoptar el Cristianismo como culto de Estado en el año 310 d.c., y el lenguaje, gracias al establecimiento de un alfabeto armenio en el año 405 d.c. que sirvió como motor de fortalecimiento de la nacionalidad. Con el establecimiento del Reino de los Bagrátidas en el siglo IX se inició la Segunda Edad de Oro de Armenia que no duraría más de dos siglos debido a la conquista de la región por parte del Imperio Bizantino. La República de Armenia que conocemos hoy en día, experimentó numerosas invasiones de culturas persas y occidentales hasta los años 1813 y 1828, cuando el territorio fue dividido en este y oeste a través del Imperio Ruso y el Imperio Turco Otomano.

El Embajador Melikian afirmó que la Armenia del oeste fue cooptada por el Imperio Otomano en el periodo 1895-1899 y organizó y llevó a cabo una serie de pogromos. Estas persecuciones no acabaron allí, sino que aprovechando los aires de guerra en 1915, el gobierno de los Jóvenes Turcos llevó a cabo su programa de aniquilación total de la población armenia en Turquía, conocido más bien como el Genocidio Armenio. Alrededor de 800.000 sobrevivientes iniciaron la diáspora del pueblo armenio por diferentes regiones del mundo.

Tras el colapso del régimen zarista y la disolución de la República Democrática Federal de Transcaucasia, la Armenia del este estableció la República Democrática de Armenia. Sumado a la derrota del Imperio Otomano en la Gran Guerra, Woodrow Wilson inició el proyecto de la Gran Armenia en la Conferencia de Paz de París, mediante el Tratado de Sèvres. Sin embargo, la implementación del Tratado de Gümrü y la instauración de la República Federal Socialista Soviética de Transcaucasia en el año 1920 terminaron de socavar el proyecto wilsoniano. Como señaló el diplomático, la Armenia actual ocupa fracciones de la histórica Armenia asiática. Los encuentros conflictivos con Azerbaiyán por Nakhchivan y Nagorno-Karabaj, sumado a los problemas internos del régimen, terminaron con la caída de la República en manos del Ejército Rojo.

Otro ejemplo de notables pérdidas de territorio fueron las cesiones de Josef Stalin en el año 1922 a Azerbaiyán. Se decidió otorgar las áreas de Nakhichevan y Nagorno-Karabaj a Azerbaiyán como Oblast autónomos, regiones que habían sido prometidas a Armenia por los bolcheviques en 1920. Finalmente, en el año 1936 se fundó la República Socialista Soviética de Armenia con las fronteras actuales, señaló Melikian.

"El reclamo de Armenia a la Comunidad Internacional en la región del Cáucaso se remite a la necesidad de garantizar la seguridad internacional de Nagorno-Karabaj"

La adaptación al orden liberal sustentado en la unipolaridad de Estados Unidos y la caída en 1991 de la Unión Soviética, son los motivos por los cuales se comienzó a promover la reconfiguración de las fronteras estatales de las ex repúblicas soviéticas. En este contexto es que se reabrieron los debates sobre el futuro de la región autónoma de Nagorno-Karabaj en torno a intereses de seguridad. Para el expositor, fueron la suma de las acciones liberales surgidas en los 90 las que desencadenaron la declaración de secesión de los armenios en Karabaj. Ante dicha iniciativa, el parlamento azerí quitó la autonomía de la región produciendo un gran malestar que generó posteriormente, la declaración de independencia de la región. La Guerra de Nagorno-Karabaj finalizó en el año 1994 tras un cese al fuego en acuerdo mutuo entre las tres partes involucradas. "La victoria de Armenia y de los separatistas armenios en la región de Karabaj determinó un escenario tirante que en la actualidad se pone de manifiesto mediante el cierre de corredores comerciales y pasos fronterizos", puntualizó el diplomático.

También destacó que Armenia, en la década de los 90 y principios del año 2000 logró estabilizarse y ser admitida en organismos internacionales como Naciones Unidas y el Consejo de Europa.

En base a los postulados del embajador se deduce que el reclamo de Armenia a la Comunidad Internacional en la región del Cáucaso se remite a la necesidad de garantizar la seguridad internacional de Nagorno-Karabaj. "Armenia ha sido un estado desgastado a lo largo de los años pero nunca vencido", sostuvo Melikian.

"La sovietización ha dañado fundamentalmente a Armenia por sobre los demás países de la región"

A continuación, Khatchik Der Ghougassian presentó un trabajo de investigación relacionado con el tema y sostuvo que su perspectiva fue la de analizar la realidad de Armenia a partir de la Declaración de Independencia de 1991 desde una aproximación politológica. Para entender la dimensión y dinámica de Armenia, señaló cinco determinantes para la construcción estatal del país: 1) la guerra de Nagorno-Karabaj, 2) la transición a economía de mercado por "terapia de shock", 3) la participación de la diáspora, 4) la inserción global y 5) los vínculos con Rusia. En base a su análisis, concluyó que la sovietización ha dañado fundamentalmente a Armenia por sobre los demás países de la región. Esto se corrobora en los diversos territorios perdidos respecto a Georgia, Turquía y Azerbaiyán.

Para complementar su análisis, hizo referencia al Fragile State Index (basado en la presión demográfica, el desarrollo económico desigual, la legitimidad del Estado, el servicio público, los derechos humanos, el Estado de Derecho, la intervención externa, entre otros), el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (calidad de vida, formación y educación), el índice de Freedom House (grado de libertad política, democracia y derechos humanos) y el Corruption Perceptions Index.

Según el análisis del académico, el Fragile State Index, de una escala de 0 (menor) a 120 (mayor), ubica a Armenia en el puesto 104 de 178 con una puntuación total de 71,3. Der Ghougassian afirmó que, viendo la realidad política del país, se puede notar que en los años 2006-2008 baja el índice pero retoma valores altos en los años 2008-2010, gracias al impacto interno de la crisis económica de septiembre del 2008.

El índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas, en una escala de 0 (menor desarrollo) a 1 (mayor desarrollo), Armenia se ubica en el puesto 87 con un valor numérico de 0,73 dentro de la escala. En el periodo 2001-2008 se experimenta una consolidación del Estado con una curva ascendente, sin embargo, posteriormente se detiene el trayecto de la curva ascendente planteando un panorama mucho más moderado de cara al futuro.

"Armenia realmente es un puente para un muchos lugares porque en un montón de lugares hay armenios operando y, aparte, hay gente que ha hecho negocios con todo el mundo"

El académico señaló que los informes del Freedom House, de una escala de 1 (más libertad) a 7 (menos libertad), muestran que en el período 1998-2003 el indicador baja, mostrando una fuerte propensión a la democracia. Empero, en los años siguientes, se experimenta un alza en el indicador por las repercusiones de la crisis económica y por las  represiones post-electorales. En el año 2012, el índice muestra nuevamente un período que se aproxima a una situación de estabilidad.

Por último, analizó el Corruption Perceptions Index, de una escala de 0 (mas corrupción) a 100 (menos corrupción), el cual ubica a Armenia en el puesto 91 sobre 177 casos. El escenario muestra un crecimiento no prolongado que genera un empeoramiento en el año 2011.

Der Ghougassian sostuvo que el caso de Armenia no es excepcional, pero en comparación a la región, es considerablemente aceptable. Si bien los indicadores pueden no ser exactos, logran una aproximación que expone una situación de Armenia donde se ve favorecida sobre Irán, Azerbaiyán y Turquía.

En su intervención, el Presidente de la Cámara Argentino-Armenia, Ohanes Bogiatzian, hizo referencia a las relaciones económicas entre ambos países, para luego sacar conclusiones acerca de las oportunidades existentes en torno a los negocios internacionales.

Como bien comentó Bogiatzian, la primera misión oficial de Argentina a Armenia fue llevada a cabo el día 19 de octubre de 2013, mediante la Cancillería. Con una importante labor de los embajadores de los respectivos países, 27 empresas nacionales se dirigieron a territorio armenio, concretando un total de 110 reuniones comerciales. Bogiatzian afirmó, a la vez, que el resultado de las diferentes reuniones fue excelente, al punto de que la delegación argentina fuese invitada a participar en el Consejo Directivo pleno de la Cámara de Comercio Armenia. Esto significa vínculos directos con las ex repúblicas de la Unión Soviética, debido a que los empresarios que pertenecen a dicho organismo comercian constantemente con los países del Cáucaso. En consecuencia, Armenia debe su importancia, por sobre otras cosas, a ser un nexo comercial entre la Argentina y las ex republicas de la Unión Soviética.

En este sentido, el Presidente de la Cámara de Comercio Argentino–Armenia, sostuvo: "Armenia realmente es un puente para muchos lugares porque en un montón de lugares hay armenios operando y, aparte, hay gente que ha hecho negocios con todo el mundo".

Los plenos resultados que se obtuvieron durante la misión oficial generaron la idea de realizar una misión inversa en nuestro país. Ocho fueron las empresas que pisaron territorio nacional convencidas de llevar a cabo inversiones en el ámbito de servicios de materia prima. La determinación que manifestaron los empresarios armenios en abrir una línea de crédito o abonar en efectivo el capital solicitado, puso en gestión las tratativas por parte de la Cancillería y otros organismos para llevar a cabo dicho fin. Sin embargo, lo ocurrido con los Holdouts estancó el proceso ya que resultaba inviable generar líneas de crédito en Argentina para Armenia.

Bogiatzian señaló que, a pesar de lo ocurrido, están trabajando en el asunto porque constituye una oportunidad de negocios muy provechosa. Las inversiones en Armenia por parte del empresario argentino Eduardo Eurnekián se ven en la construcción del primer aeropuerto armenio -rompiendo con la situación del país de land locked-, en la recuperación de 2.500 hectáreas de tierra rocosa convertida en terrenos para viñedos y la agricultura, en la compra de bancos y en el gerenciamiento del Correo de Armenia. También, el Doctor Stamboulian ha invertido en equipamiento y reconstrucción de hospitales armenios y ha promovido el intercambio cultural de médicos entre ambos países.

Armenia es un país donde está todo por hacerse y donde la mano de obra es muy barata y de excelente calidad. Muchos de los hijos de la diáspora del pueblo armenio ven en sus negocios o empresas la necesidad de invertir en su viejo país y esto debe ser un motivo más para incentivar el establecimiento de relaciones comerciales con dicho país.

D. Vahagn MelikianEmbajador de la República de Armenia

Khatchik Der GhougassianPh.D. in International Relations, University of Miami

Ohanes BogiatzianPresidente de la Cámara de Argentino-Armenia de Comercio

Más información:

Nota de opinión de Ömer Taşpınar, Institución Brookings, titulada "Turkey and Armenia: What's Next?"
Trabajo de investigación de Ricardo Torres, CARI, titulado "Complejidad y tensión en las relaciones contemporáneas entre Irán, Armenia y Azerbaiján"
Informe nacional de la Comisión Europea titulado "Armenia: Social Protection and Social Inclusion"

CONSEJO ARGENTINO PARA LAS RELACIONES INTERNACIONALES
Uruguay 1037, piso 1°, C1016ACA Buenos Aires, República Argentina
Teléfono (005411) 4811-0071 al 74 / Fax (005411) 4815-4742